NUESTRO PROCESO DE ELABORACIÓN

Tradición artesanal y nuevas tecnologías se unen con un mismo fin

La clave de nuestra calidad radica en el cuidado minucioso de todos los detalles que implica este complejo proceso de elaboración de nuestros productos. Todas las piezas de Chacinas Manuel Castillo son seleccionadas una a una y su proceso de elaboración comienza con la salazón de cada pieza. Posteriormente y tras un minucioso lavado pasan a los secaderos naturales. Después del secado de las piezas pasan a nuestras bodegas, donde maduran de forma lenta y natural, generando aromas hasta adquirir sus matices finales con el reposo.